Un Seguro de Vida es una de las mejores formas de proteger las finanzas personales, ya que garantizan el contar con ingresos en caso de enfermedad grave o terminal, y permiten incluso garantizar un beneficio económico en el escenario de muerte. Sin embargo, existen dos categorías de este tipo de póliza: a término o permanente, y que buscan adaptarse a las necesidades que tengan las personas.

Los Seguro de Vida a término tienen una vigencia determinada en el tiempo, y que pasado el mismo podrán ser renovadas o cambiadas, mientras que los Seguro de Vida permanentes estarán vigentes durante todo el tiempo de vida de la persona. Es decir, la gran diferencia entre ambas es por cuánto tiempo adquieres tu cobertura, además de que con una de ellas podrás también dejar una herencia para tu familia. ⠀

 

Si deseas una asesoría gratuita en el tema, haz click aquí, y también puedes obtener más información en sus redes sociales  Instagram y Facebook

Únete a mi canal de Telegram